Mandalas Angélicos


Un Mándala es la representación geométrica
y simbólica del Universo. Nosotros los seres humanos,
como parte integrante del cosmos podría decirse
que también coexistimos en el Mándala .
La forma de sus imágenes y sus distintos colores
nos afectan a nivel inconsciente por ese motivo se usa
mucho en meditación. El Mándala es a la vez un
microcosmos en si mismo y se comporta como un gran
arquetipo que la parte mas espiritual de nuestro ser
decodifica, llevándonos mediante su contemplación a
determinados estados alterados de conciencia.
La palabra Mándala en Sánscrito significa Círculo:
símbolo universal de lo Divino y de los ciclos, que se
suceden a través de todas las formas de existencia.
El Mándala actúa también como una especie de patrón
cósmico y su sola contemplación servirá para reorganizar
y equilibrar nuestros dos hemisferios cerebrales.
Cuando tu dibujas de forma inocente tu propio Mándala
estas creando una imagen de ti mismo a todos los
niveles; físico, emocional, mental y espiritual.
Proyectando sobre el, tu propio ser.
De su lectura por un experto, podrás extraer mucha
información que tal vez desconozcas sobre ti mismo.
Trabajando con los Mándalas podemos sanar y
equilibrar parte de nuestra vida de forma sencilla y
descubrir y potenciar aspectos de nosotros mismos
hasta ahora desconocidos. En las raíces de muchas
tradiciones filosóficas y religiosas del mundo entero
nos encontramos con los Mándalas.
Los ángeles como mensajeros e intermediarios
entre lo humano y lo divino, nos acompañarán
en este mágico proceso.