NO HAY QUE SER INGENIERO

NO HAY QUE SER INGENIERO
para construir un amor, ni un abogado
para defenderlo o doctor para salvarlo.
Se requiere ser sincero para conservarlo.