Hablar con Dios

en la mañana, es la llave
que abre tu día y hablar
con Dios en la noche, es la
cerradura que protege 
tu sueño. FELIZ NOCHE