Una mujer hermosa no es la más joven

Una mujer hermosa no es la más joven,
ni la más flaca, ni la que tiene el cutis
más terso o el cabello más llamativo,
es aquella que con tan sólo una franca y 
abierta sonrisa y un buen consejo
puede alegrarte la vida.