Tenemos la capacidad de controlar nuestros pensamientos y nuestras acciones

Todos nosotros con esfuerzo y 
disciplina, tenemos la capacidad de
controlar nuestros pensamientos y
nuestras acciones. Esto es parte del
proceso del desarrollo de la madurez
espiritual, física y emocional.