EL PEOR CASTIGO DE UN MENTIROSO
NO ES QUE NO LE CREAN LOS DEMÁS,
SINO QUE ÉL MISMO SERÁ INCAPAZ
DE CREER O CONFIAR EN OTROS.