"Los Siete Rayos y Sus Virtudes"


Hay siete Rayos cósmicos dirigidos cada uno por un Maestro Ascendido. Estos Rayos inciden sobre la humanidad, y la han ayudado a evolucionar a lo largo de la historia en sus diferentes ciclos, según la característica o virtud que se tuviese que desarrollar en ese ciclo. Estos Rayos poseen sus correspondientes virtudes. Cada persona pertenece a uno u otro Rayo, según sus características, sus puntos fuertes o dones, o su misión en el Planeta y el tipo de energía que tenga que canalizar para el bien común. No obstante dentro de una persona deben desarrollarse, finalmente, todas las virtudes equilibradamente.

Decretos:

Los maestros aconsejan repetir cada día con real consciencia decretos relacionados con cada virtud que invocamos. Imagínate llenándote de cada color e imagínate que el color de cada rayo te envuelve. Si no lo puedes hacer en voz alta y en tu casa, hazlo mientras vas para tu trabajo, mentalmente o mientras realizas otra tarea.

Inicialmente, pronuncia el decreto lenta y claramente, sin esforzarte, hasta que puedas comprender plenamente el significado de su contenido. Después, concéntrate en el ritmo y comienza a acelerarlo. Verás como tu mente puede aprender a seguir con la velocidad del relámpago los conceptos y la descarga del poder que se presenta a medida que recitas los decretos con mayor facilidad.

Es importante respirar profunda y regularmente, usando el poder del aliento del fuego de Dios para proyectar la luz a través de todo el cuerpo y después hacia el mundo, para bendecir toda vida con la magnetización de la energía de Dios enfocada a través de la llama de nuestro corazón.